ÁNODOS PARA BARCOS, ¿PARA QUE SIRVEN?

por | 6 agosto, 2019

Los ánodos para barcos, ¿para que sirven?¿son necesarios?

Las embarcaciones se preservan de la corrosión electrolítica utilizando “ánodos de sacrificio para barcos”. Estos ánodos se instalan en diversas zonas del casco, ya sea en la pala del timón, hélice, quilla e incluso si el barco dispone de modificaciones no habituales en el casco, como puedan ser tubos de sonares o hélices transversales.

Pero, ¿Qué es la electrolisis en las embarcaciones?

La electrolisis es el peor enemigo de nuestras embarcaciones, es un fenómeno que se da “habitualmente” y que avanza poco a poco, por lo que si decidimos no darle importancia o no estamos pendientes de nuestra embarcación, puede provocar daños  muy graves. Desde una inofensiva corrosión en zonas localizadas del casco hasta el hundimiento de la embarcación. Si dejamos el barco desatendido y no prestamos atención a su mantenimiento.

El fenómeno de la electrolisis  en resumidas cuentas se da por los siguientes motivos. Se genera distinto potencial en las partes metálicas sumergidas y esto provoca que el metal de menor resistencia (que sería nuestro ánodo) se gaste y vaya reduciendo su tamaño (tal como dicen los viejos lobos de mar, se sacrifica), por contra del metal principal del casco del barco se mantiene intacto y en condiciones óptimas. Ese es el motivo por el cual cuando sacamos nuestra embarcación vemos que nuestros ánodos son más pequeños que cuando los instalamos.

Siempre que veamos una reducción drástica de los ánodos, que tengan mala pinta, que no nos convenza a primera vista, que les falte alguna parte, que estén muy picados, etc… deberemos cambiar todos los ánodos de la embarcación. Los ánodos de sacrificio son una parte muy económica comparada con el precio del barco, no vale la pena escatimar.

Como consejo decir que si cuando sacas tu embarcación después de mucho tiempo, y los ánodos están en perfectas condiciones, es que por el motivo que sea, no están actuando. Y eso es motivo de preocupación. Debería revisar la embarcación un especialista.

Ánodos de sacrificio según el medio

Ánodos de zinc para agua salada

Los ánodos de sacrificio de zinc son los más utilizados en condiciones de agua salada. El zinc hace es el ánodo en la embarcación, mientras que el metal del casco hace de cátodo.

Se suele utilizar el zinc (cinc) ya que su condición física favorece que se sacrifique antes que el hierro, por lo que se convierte en el material perfecto para embarcaciones de hierro, timones y otras partes sumergidas del barco.

Por lo que lo convierte en el más utilizada en mares y océanos.

Pero por contra también existen los ánodos de aluminio, que son menos pesados, contienen muy poco cadmio (contaminante), duran un 25% más (que suele salir más rentables que la aleación de zinc a la larga) y también sirven para aguas salobres y dulces, por lo que son más versátiles. En la explicación de los ánodos de aluminio en aguas someras se proporciona más información y algo más detallada.  

Así que lo mejor es que escojas que tipo de ánodo prefieres, ya que los dos son igual de válidos.  

Los ánodos de magnesio son para el agua dulce

Las embarcaciones que se encuentran en zonas de agua dulce como pantanos, ríos, lagos, etc… no se encuentran exentas de utilizar ánodos de sacrificio.

En estos ambientes acuáticos se suele utilizar el ánodo de magnesio, ya que posee una cualidad anódica más negativa que el ánodo de zinc. Esta pequeña ventaja física hace que este tipo de ánodos sea el mejor para estos entornos.

Los ánodos de aluminio los dejaremos para aguas salobres

Respecto a los ánodos de sacrificio de aluminio, la teoría es extensa, las explicaciones en algunos casos bastante complejas y las contradicciones entre materiales, estados del agua y patentes no muy claras. Por lo que resumiré mucho y dentro de todo lo posible la explicación.

El mayor punto (desde mi parecer) negativo para los ánodos de aluminio y por el cual requiere de mucho cuidado en su manipulación, es la capacidad de crear chispas al roce con otros metales. Dependiendo de la ubicación en la que esté el ánodos de aluminio y la chispa generada, nos puede ocasionar un mayor problema.

Al igual que los casos anteriores, debemos proteger casco, hélice, tubos, transversales, etc… Pero también se utilizan para proteger circuitos internos de refrigeración de motores, intercambiadores de calor, tanques de líquido, cubas en el caso de pesqueros, etc…

Mantén sanos los ánodos de sacrificio de tu barco

  1. Nunca pintes con patente ni nada similar los ánodos
  2. Dependiendo de tu embarcación, material y tamaño, selecciona el ánodo correcto y no escatimes en su reemplazo cuando sea por tiempo.
  3. Nunca apures el estado del ánodo hasta el mínimo
  4. Si en poco tiempo tu ánodo está gastado, habla con un especialista, es posible que tengan una derivación eléctrica en el barco.
  5. La tornillería utilizada (de no incluirse) debe ser más resistente que el propio ánodo. De lo contrario nos quedaremos sin tornillos y estos caerán.
  6. Limpia con un cepillo metálico (cepillo de cerdas) la superficie del ánodo. No permitas que tú barco vuela al agua con un ánodo en buen estado pero con corrosión.
  7. Si tu barco navega entre zonas de agua salada y zonas de agua dulce, utiliza los ánodos correspondientes a las zonas donde más tiempo pase.
  8. Ayuda a la protección de los ánodos con buena pintura antifouling o patente del tipo silicona.
  9. Y lo más importante, ante la duda del estado del ánodo, siempre siempre siempre cambia por una nuevo

En electronicanautica.es no todo es hablar de temas técnicos y eléctricos. Aquí también tienen cabida consejos para tu embarcación y consejos para en mejor mantenimiento.

Espero que estés disfrutando de las entradas. Si es así, me gustaría que colaborases en los comentarios. 

Y ahora dejo algunos enlaces de Ánodos que podemos encontrar en Amazon:

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *